Páginas

jueves, 22 de agosto de 2013

Portavelas con frascos y decoupage

Durante mis ausencia del blog y redes sociales el poco tiempo libre que he tenido lo he dedicado a las manualidades, especialmente decoupage y ganchillo gigante. De mis aventuras con la aguja os hablaré otro día, hoy os enseño los portavelas (que también uso como floreros, portalápices y para guardar las brochas de maquillaje).

Hace mucho tiempo usé esta técnica para hacer cajas, un marco y otros portavelas, pero me resultó más complicado usar "servilletas" que este papel de la marca décopatch.
En el código de barras pone 620, que imagino que será la referencia

Al verlo en la tienda me enamoré, tanto que he repetido y habría comprado otro pliego más pero se agotó. Combina mi color favorito y un precioso estampado que me pareció perfecto para mis portavelas.

Necesitaremos:
Tijeras bien afiladas
Papel décopatch (o servilletas, pero este material hace el trabajo muy fácil)
Pincel
Cola
Frascos o tarros de vidrio de distintos tamaños
Cuerda o lazo
Tijeras bien afiladas
Papel décopatch (o servilletas, pero este material hace el trabajo muy fácil)
Pincel
Cola
Frascos o tarros de vidrio de distintos tamaños
Cuerda o lazo

Cómo se hace:
1. Después de limpiar bien los frascos, medimos su altura y anchura para poder "repartir" el papel de la mejor manera posible.(Con un pliego pude hacer todos estos, aprovechando los trozos y recortes que sobraban para los frascos más pequeños.)
2. Ponemos cola en cada frasco y vamos enrollando el papel con mucho cuidado, tratando de que no arrugue ni se queden burbujas de aire
3. Cogemos más cola con nuestro pincel y vamos aplicando sobre el papel, tratando de deshacer las posible burbujas o arrugas y las llevamos hacia los extremos con suavidad (insisto, este papel se trabaja muy fácil)
4. Después de finalizar cada frasco, daremos varias capas más (creo que les puse 4) y esperamos que se seque entre capa y capa. Lo hice los días que sí parecía primavera y se secaba bastante rápido.
5. Finalmente y cuando están bien secos, cortamos la cuerda, lazo o liza que vamos a utilizar y ponemos cola en la rosca del bote. Empezamos a enrollar la cuerda tratando de cubrir bien el borde del frasco (o sin cubrirlo del todo, según nuestros gustos o el resultado que busquemos).
A los primeros les puse cola en la cuerda una vez enrollados pensando que no se pegarían bien, pero no es necesario. Al ponerles más pegamento quedá más brillante y "rígido" así que a la segunda tanda decidí no ponerles.

Y aquí os presento los múltiples usos:
El estampado "mosaico" queda genial en mi tocador
También como portalápices
Si tenéis algun frasco más alto y estrecho queda genial como florero, pero cuando caí en la cuenta y fui a hacer las fotos las rosas ya no estaban nada "fotogénicas"

Más información:
La cuerda morada es de Tiger. De algodón, de una bobina de 50m que cuesta 2€. 
Había otra más "plasticosa" pero no me gustó tanto para combinar con el papel).

Décopatch puede encontrarse en bastantes tiendas de manualidades

Espero que os guste, os animo a hacerlo, porque es entretenido, fácil, barato y muy resultón.

Introduce tu dirección si quieres recibir mis entradas por correo: